En radio FAMA está la gente que ama lo que hace , cree que los sueños se hacen realidad , piensan en grande y transmiten actitud positiva, información de valor y música variada .
En radio FAMA está la gente que ama lo que hace , cree que los sueños se hacen realidad , piensan en grande y transmiten actitud positiva, información de valor y música variada .

mayo 21, 2024

La dulce historia del turrón de Doña Pepa Un legado que perdura en el paladar peruano

Lima, Perú – En este mes de octubre, el aroma dulce y embriagador del turrón Doña Pepa inunda las calles de Lima, recordándonos una historia profundamente arraigada en la tradición peruana. Detrás de este delicioso manjar se encuentra una historia de perseverancia, libertad y devoción, que ha sido transmitida de generación en generación.

El Origen de Doña Pepa: Un Tributo a la Libertad

Doña Pepa, cuyo verdadero nombre era Josefa Marmanillo, fue una esclava nacida en las haciendas de Cañete, en la provincia de San Luis de Cañete, al sur de Lima. A pesar de las difíciles condiciones de su vida, la valentía y fuerza de Josefa la llevaron a luchar contra la esclavitud que la mantenía prisionera.

Su historia dio un giro cuando contrajo una enfermedad grave que, sorprendentemente, se convirtió en su liberación. Tras superar la enfermedad, Josefa decidió expresar su gratitud a través de un acto de devoción. Asistió a una de las salidas del Señor de los Milagros, el venerado Cristo Morado de Lima, y allí, encontró consuelo y sanación.

El Dulce Regalo a Nuestro Señor de los Milagros

En agradecimiento por su curación, Josefa decidió ofrecer un dulce especial al Señor de los Milagros. Con habilidad y amor, creó un turrón único, que se convirtió en una verdadera delicia. Este turrón, conocido como Doña Pepa en honor a su creadora, se ha convertido en un símbolo de devoción, libertad y tradición en el Perú.

El Legado que Perdura

Hoy en día, el turrón Doña Pepa es una parte intrínseca de las celebraciones religiosas y culturales en el Perú, especialmente durante el mes de octubre, cuando la procesión del Señor de los Milagros llena las calles de Lima de fervor y fe. Sin embargo, este dulce tesoro no se limita a una sola época del año; los peruanos disfrutan de su sabor único durante todo el año, recordando así la historia de libertad y gratitud que lo hizo posible.

La historia de Doña Pepa nos recuerda que incluso en las circunstancias más difíciles, la esperanza y la determinación pueden conducir a la libertad y crear legados que perduran a lo largo del tiempo. Mientras disfrutamos de cada bocado de este exquisito manjar, honramos la memoria de Josefa Marmanillo y celebramos la riqueza de nuestra herencia cultural.

Mas leídos